Diccionario biográfico de gente de mar de San Sebastián

JOSÉ MARÍA UNSAIN AZPIROZ

Publicado en "Galería de retratos. Diccionario biográfico", UNSAIN AZPIROZ, J.M. (ed.): San Sebastián, ciudad marítima, Untzi Museoa-Museo Naval, San Sebastián, 2008, pp. 379-400. [Versión corregida en junio de 2016]

Se recogen en este apartado las biografías, esquemáticamente presentadas, de los principales marinos donostiarras. Se incluyen también en el mismo, utilizando de manera elástica el concepto de "gente de mar", aquellos hombres y mujeres de San Sebastián cuya trayectoria vital y profesional ha tenido relevancia en relación con el mundo marítimo. Es decir, que además de marinos mercantes y de guerra, además de corsarios, pescadores y balleneros tienen acogida en este diccionario navieros, armadores, comerciantes, constructores de barcos y técnicos de las industrias marítimas auxiliares. Hay lugar asimismo para aquellos que destacaron en el ámbito deportivo y por supuesto, sitial de honor, para quienes arriesgaron sus vidas en operaciones de salvamento marítimo.

Para la realización de este diccionario biográfico han sido de gran utilidad las recopilaciones que en su día realizaron Pablo Gorosábel, Serapio Múgica, Fausto Arocena, Ramón Seoane, Luis Murugarren y Javier María Sada, sin olvidar las aportaciones de la Enciclopedia General Ilustrada del País Vasco. Fuente de valiosa información biográfica han sido también –entre otros– los trabajos de J. Ignacio Tellechea Idígoras, José Garmendia Arruabarrena, Fernando Serrano Mangas, Enrique Otero, José Cayuela, Francisco de Paula Pavía, Hugo O´Donell o David Goodman que se citan en las notas bibliográficas.

AGUIRRE, Antonio (1853-?): Marino y práctico del puerto de San Sebastián, conocido como "Xenpelar". A los 13 años se embarcó en la corbeta San Sebastián-Habana nº 2. A los 30 años prestó servicios en calidad de práctico de costa en la goleta Concordia. Como práctico del puerto de San Sebastián, salvó, en la noche del 15 de octubre de 1886, a la tripulación del bergantín danés Potreus. Por su heroísmo en este salvamento se le concedió la cruz de plata del Mérito Naval. Sacó a flote y logró trasladar a Pasajes la goleta Belboken, embarrancada en la Zurriola. El 18 de junio de 1916 se le impuso una medalla por su labor en el salvamento de un barco que quedó sin gobierno en la bahía de La Concha a causa de un fuerte temporal.

AGUIRRE, Pablo Agustín de (?-1745): Capitán de fragata de la Armada. Durante el asedio de San Sebastián por el duque de Berwick, en 1719, tomó parte activa tanto en la defensa como en la capitulación de la ciudad. Tuvo al mando varios navíos de la Armada, pero alcanzó celebridad por la tenaz defensa del Princesa, magnífico navío de 70 cañones construido según las proporciones de Gaztañeta. En 1740, durante más de siete horas se enfrentó a tres navíos ingleses de 70 cañones en las costas de Finisterre hasta verse obligado a rendir su buque. Recibió honores por su comportamiento tanto en España como en Inglaterra. En poder de los británicos el Princesa fue estudiado a fondo sirviendo de referencia constructiva en sus astilleros.

AGUIRRE, Pedro de: Conocido como "Campanario". Sirvió en la Jornada de Inglaterra de 1588 como paje y ascendió al mando de un navío de la Armada que se perdió por naufragio. Se inició en el corso con el patache San Pedro en 1623 asaltando varias naves holandesas. Nombrado capitán de mar y guerra en 1624 prosiguió sus acciones de robo y pillaje cometiendo abusos que le llevaron a ser buscado por los franceses. Más información.

AGUIRRE Y OQUENDO, Joaquín de (1730-1764): En el contexto de las reformas ilustradas redactó las Ordenanzas de la Armada española que se publicaron en 1748 y estuvieron vigentes hasta 1793. Como miembro de la Armada alcanzó el grado de mayor general. Al final de su vida fue nombrado presidente de la Real Audiencia de Guatemala, pero su fallecimiento se produjo antes de que llegara a ejercer el cargo.

ALARCIA, Marcelina: Como esposa de Agustín Ciriza pasó a trabajar en la empresa familiar dedicada a la pesca de altura. Su actividad, centrada en el ámbito comercial del negocio, fue muy apreciada por su solvencia y fuerte personalidad. Su labor profesional cesó hacia 1962.

ALBISTUR, Domingo de: Capitán y armador. Tomó parte en la guerra en corso contra Francia (1552-1555).

ALCEGA CRUZAT, Pedro de: El historiador David Goodman presentó así la biografía de este marino donostiarra: "Se pasó la mayor parte de los cincuenta años que estuvo sirviendo (1600-c.1650) en armadas desplegadas en el Caribe y el Estrecho luchando contra los corsarios holandeses y berberiscos. Pasó en 1632 un breve periodo en tierra, en Flandes sitiando plazas. En el mar ascendió de soldado a cabo, alférez y sargento mayor y finalmente se le dio el mando de un galeón como Capitán de Mar y Guerra, primero de uno de la plata y luego en la flota atlántica. Pero lo que hacía que su caso fuera inusual es que había llegado a ser un experto en navegación, hasta el punto de ofrecer al rey sus servicios como instructor para "para enseñar el arte de la navegación y pilotaje a quienes quieran aprenderlo". Decía que al ser vasco tenía la ventaja de poder comunicarse con los marineros vizcaínos y guipuzcoanos en su propia lengua: No les enseñaría ni la teórica ni las matemáticas –"no vendrían a las lecciones"– sino sólo la práctica, por medio de demostraciones con los instrumentos de navegación que él mismo había diseñado. Le aseguraba a Felipe IV que en tres meses le proporcionaría más de cincuenta pilotos bien formados, enmendando así la crónica escasez que obligaba a poner los barcos de la Monarquía en manos de pilotos contratados extranjeros, de dudosa lealtad. La Junta de Armadas apoyó la oferta y Felipe aceptó emplearlo, aunque no está claro si recibió alguna vez el título que solicitaba de Cosmógrafo y Piloto Mayor de Cantabria"(1).

ALDAZ, Francisco: Destacado comerciante del siglo XVIII natural de Eneriz (Navarra). En San Sebastián ejerció de diputado del común. En el ámbito comercial no se dedicó sólo al intercambio sino que tuvo participaciones en distintos barcos. Su ámbito geográfico de actuación alcanzaba América y Rusia, además de los puertos andaluces. Con Juan José Vicente de Michelena fundó la importante sociedad mercantil Aldaz [Véase Michelena].

ALIRI, Juan López de: Contador del ejército de Flandes y burócrata empleado en las galeras de Génova.

ALIRI, Antonio de: Hijo de Juan López de Aliri comenzó como soldado en las galeras de Portugal y luego en la flota atlántica. Ascendió a piloto y tuvo –según David Goodman– una exitosa carrera en el mar llegando a ser almirante de la Flota de Escolta de Indias.

AMEZQUETA, Juan de: Capitán de mar. Tuvo un papel destacado en la defensa de San Juan de Puerto Rico frente a los holandeses en 1625. Se supone que este Amezqueta es el mismo que según el doctor Camino combatió en 1606, frente a Peniche (Portugal), a una fuerza holandesa muy superior haciendo "prodigios de valor y una increíble resistencia defendiéndose un solo barco contra tan superior escuadra".

ANDONAEGUI GARMENDIA, Francisco (1874-?): Cursó estudios de ingeniería naval en Inglaterra. Hacia 1902 pone en marcha un astillero en San Sebastián construyendo pequeñas embarcaciones de madera. Hacia 1908 se traslada a Pasajes donde prosigue su actividad en la construcción naval llegando a emplear 150 obreros para la fabricación de pesqueros de hasta 500 toneladas. En 1922 vende los astilleros y orienta su negocio hacia la explotación pesquera. Ese mismo año participa en la fundación de la Asociación de Armadores y Exportadores de Pesca de San Sebastián dedicada a la compra, venta y exportación de pescado. Pero Andonaegui fue uno de los principales artífices del desarrollo de Pasajes como puerto de altura. Contó con una de las mayores flotas de ese puerto. Su actividad impulsó, además, el desarrollo urbano de Trintxerpe. Atento siempre a la incorporación de los últimos adelantos tecnológicos, su flota llegó a contar con unas 14 embarcaciones de altura.

APALATEGUI, Pedro Ignacio de: Comerciante donostiarra que en 1843 patentó una "máquina acomodada en la lancha Isabel II para remar bajo cubierta". Aplicando su invento construyó en Mápil (Usurbil) varios lanchones experimentales a los que se aplicaba un sistema de ruedas de paletas que, accionadas mediante un sistema de cigüeñales por los brazos de 16 remeros, registraba velocidades de 6 a 6,5 millas. Se probó fortuna con ellos en el transporte de pasajeros en la bahía de Santander y en la pesca del besugo para acceder a caladeros situados entre las 12 y las 16 millas. Intentó adaptarlo también a las lanchas cañoneras de la Armada. Pero los resultados no fueron demasiado satisfactorios y este ensayo de innovación naval no tuvo desarrollo posterior.

ARAMBURU, Marcos de (1544-?): Veedor y contador de los galeones de Castilla, fue también general de la Flota de Indias. Participó en numerosos combates y acciones navales sobreviviendo al fracasado intento de invasión de Inglaterra de 1588. Tuvo un papel destacado en el enfrentamiento contra una armada inglesa en 1591 a la altura de las Azores abordando a la almiranta enemiga. Se conservan valiosos escritos de su mano que relatan la peligrosa navegación de retorno de la Jornada de Inglaterra de 1588 o plantean propuestas sobre la mejor navegación y fortificación del estrecho de Magallanes y costas del Río de la Plata y Brasil. Recibió el hábito de la orden de Santiago.

ARAMBURU, Pablo de: Capitán y armador. Tomó parte en la guerra en corso contra Francia (1552-1555).

ARGARATE, Martín de: Fue uno de los pioneros en la exploración de zonas de captura de ballenas en aguas del Ártico. En 1612 se encontraba en aguas del norte de Noruega al mando de una expedición ballenera. Pocos años después se puso al servicio de la Corona danesa para el desarrollo de sus pesquerías. 

ARISTEGUIETA, Miguel de (?-1677): Comerciante y famoso constructor de galeones del siglo XVII. Según Fernando Serrano Mangas "el donostiarra Aristeguieta estaba considerado junto a Ignacio de Soroa, el constructor más prestigioso de la cornisa cantábrica. Íntimamente ligado al comercio americano, ofertó fabricar un galeón a cambio de la merced de capitán de Mar y Guerra. Tanto en sus actividades mercantiles como en el negocio de la industria naval aparece asociado a su hermana Gracia de Atocha (...). El potencial económico de los Aristeguieta-Atocha fue considerable (...)"(2). Más información.

ARISTEGUIETA AMILIBIA, José María: Socio fundador de la empresa pesquera José María de Aristeguieta y Cía. Esta casa, activa entre 1902 y 1906, fue la primera que utilizó redes de arrastre "de puertas" en España.

ARISTEGUIETA Y ARBELAIZ, Santiago de (1540-1596): Experto marino que se inició a los 14 años en las pesquerías trasatlánticas. Sirvió como capitán en distintas operaciones navales en las Indias.

ARIZETA, Joaquín de: Fue director de los Correos Marítimos, en 1842.

ARRATIBEL, María: Bañera. Atendía a Isabel II cuando tomaba baños en las aguas de La Concha. En 1868, cuando la reina abandona San Sebastián camino del destierro, fue una de las últimas personas en despedirle personalmente.

ARÓSTEGUI, Pedro de: Fabricante de naves de la segunda mitad del siglo XVII. Construyó galeones para la Carrera de Indias en los astilleros de Basanoaga (Rentería) y Mápil (Usurbil). En 1679 comenzó a construir en Mápil dos galeones de 1.200 toneladas, el mayor tonelaje hasta entonces conocido en el tráfico indiano. Antes de finalizar las obras, Aróstegui falleció y fue su hijo, Pedro Francisco de Aróstegui, quien finalizó el trabajo. Más información.

ARRIOLA, Martín de: Capitán que según el doctor Camino fue enviado en una expedición al estrecho de Magallanes en 1581. En la expedición participó también el capitán Soroa que se hundió en la costa del Brasil con 600 personas.

ASTEAZUINZARRA, Bernardo: Capitán que, por su larga experiencia en la navegación de altura en bergantines, fue llamado a participar en 1788 en una iniciativa de fomento de la pesca en aguas de Galicia, financiada desde la Corona y con participación privada. Sus promotores directos fueron Jerónimo de Hijosa, empresario castellano, y Antonio Sáñez Reguart, Comisario Real de Marina. El objetivo de esta Empresa de Pesca en Galicia era descubrir nuevos caladeros, bien provistos durante todo el año. Para ello, los promotores deseaban poder contar con, al menos, media docena de embarcaciones de mediano porte, tripuladas por pescadores expertos que experimentasen con los aparejos más idóneos (palangres y liñas) sobre fondos vírgenes y alejados de la costa. A Asteazuinzarra se le encomendó inicialmente la búsqueda de tripulantes especializados y embarcaciones adecuadas en los puertos vascos. Sus indagaciones dieron resultado en San Juan de Luz, Socoa y San Sebastián. En este puerto adquirieron la embarcación denominada San Martín, del porte de 30 toneladas. De inmediato se cursaron instrucciones para que el buque, seguramente aparejado con velas al tercio (un trincado vasco o un cachemarín del golfo de Vizcaya), fuera equipado para su futuro trabajo y rebautizado con el nombre de Descubridor. Iba a convertirse en el primer buque europeo de investigación pesquera. Al mando de Asteazuinzarra se llevó a cabo la primera campaña de investigación en 1789. Entre otros hallazgos, descubrió un importante caladero a diez millas al oeste de cabo Corrubedo, hoy conocido como O Canto y profusamente explotado durante los doscientos años posteriores, hasta su esquilmación a finales del siglo XX. [Texto: Juan Carlos Arbex].

ATOCHA, Gracia de: Participó con su hermano Miguel de Aristeguieta en actividades mercantiles y en la industria naval. Según F. Serrano Mangas era "mujer que contaba con el reconocimiento de todos los fabricadores"(3).

AZQUETA, Juan Florentín de: Fundador de la casa naviera F. de Azqueta en 1887. Hacia 1916 la empresa, ya en manos de sus hijos, poseía tres vapores, el mayor de los cuales era el Bazán de 1.000 toneladas.

BARCAíZTEGUI Y URBINA, José de (c.1756-1831): Comenzó sus servicios de mar en la Compañía de Caracas como pilotín, llegando a teniente en 1781. Ese año pasa a la Real Armada. A las órdenes del brigadier Tofiño trabaja en el levantamiento de planos de las Azores. Tomó parte posteriormente en diversas operaciones militares y de corso. Como segundo comandante teniente del navío San Francisco de Asís tomó parte en el combate de Trafalgar. Su siguiente destino fue el de segundo comandante del departamento de Ferrol. Durante la Guerra de la Independencia se mostró activo en varias operaciones navales en el Mediterráneo. De 1813 a 1816 desempeñó el cargo de segundo comandante de los Tercios Navales del Norte y en 1822 pasó a ser segundo comandante del Arsenal de Ferrol..Hacia 1825 recibió la cruz y placa de la Orden de San Hermenegildo.

BARCAÍZTEGUI, Ventura de (?-1816): Prestigioso oficial de la Armada fue requerido por Alejandro Malaspina para su expedición alrededor del mundo, pero fue desembarcado a instancias del mayor general José Mazarredo quien necesitaba su presencia en la Academia de Guardiamarinas. Mazarredo valoraba la formación científica de Barcaíztegui y su "firmeza e inteligencia marinera para el mando de cualquier embarcación", razones que llevaron a encomendarle la "expedición secreta" a la costa oriental de Cuba dirigida a efectuar trabajos cartográficos y al estudio de sus recursos forestales. Al mando del paquebote Santa Casilda esta expedición se llevó a cabo entre 1790 y 1793. Debido a las duras condiciones climatológicas que hubieron de soportar, enfermó la casi totalidad de la tripulación y fallecieron nueve hombres. Pocos años después desempeñó diversas misiones militares en las Islas Filipinas y Cantón, realizando también trabajos hidrográficos. Una de sus acciones destacadas fue la operación de salvamento de la tripulación de la San Andrés, "Nao de Acapulco" que naufragó con un valioso cargamento en 1798. En 1800 Barcaíztegui tomó el mando del apostadero o comandancia de la marina real en Filipinas con el grado de capitán de navío. Más información. 

BAREA, Ramón: Inventor de un velocípedo náutico probado en La Concha en 1895.

BELEFONTE, Juan Pedro Cruz de (c.1738-?): Capitán y armador corsario. Era hijo de un irlandés avecindado en San Sebastián. En 1762 hizo una campaña corsista por el golfo de Vizcaya y el sur de Inglaterra e Irlanda. De esta campaña se conserva un diario manuscrito, profusamente ilustrado, obra del propio Belefonte. Más información.

BEROIZ, Antonio de: Armador corsario y comerciante, hijo de Francisco de Beroiz. El historiador Enrique Otero resumió así su biografía: "Estuvo activo entre 1624 y 1668, fue uno de los [armadores corsarios] más importantes y estuvo interesado, muchas veces como armador principal, en cerca de 60 barcos corsarios. A esto habría que añadir actividades comerciales de todo tipo, de tal forma que en algún momento se le acusó de tener tratos con el enemigo francés, lo que significó en 1640 su envío a Madrid como prisionero, problema del que salió, aparentemente, sin ningún castigo. Era por tanto uno de los grandes mercaderes de la villa donostiarra. En algún momento ayudó con sus navíos de guerra a la Armada Real (como en la invasión de Laburdi en 1637 o durante el sitio de Fuenterrabía al año siguiente)"(4). Más información.  

BEROIZ, Francisco de: Construyó buques para la Armada Real por asiento. El galeón Santa Ana que se botó en la bahía de La Concha en presencia de Felipe III y su hija era propiedad suya y de Martín de Amézqueta. Participó en actividades corsarias armando embarcaciones de diverso porte y colaborando en ocasiones con su hijo Antonio de Beroiz. En 1630 cuando la Provincia de Guipúzcoa ofreció una escuadra de corso y guardacostas presentó como núcleo de la misma seis embarcaciones rasas de remo y vela, las mayores de las cuales contaban con 30 remos y ocho piezas de artillería. En San Sebastián ejerció de jurado en 1614 y fue alcalde en 1629 y 1638. Más información. 

BREOGÁN ZARRAGA, Juan: Fue uno de los primeros armadores que iniciaron la actividad corsaria en tiempos de Felipe IV. En 1624 armó un navío de 200 toneladas, dos pataches y una pinaza besuguera llegando a apresar seis naos holandesas y hundir otras dos, perdiendo el patache menor en una acción de abordaje. Fue diputado general de la Provincia de Guipúzcoa y alcalde de San Sebastián e intervino en las levas de gente de mar desde 1608 a 1623. Más información. 

CÁMARA ARAMBURU, Manuel (?-1910): Fundador de la casa naviera de su nombre en el último tercio del siglo XIX. Tras su fallecimiento en 1910 la empresa prosiguió su actividad como Viuda y Sobrinos de Manuel Cámara. En 1915 poseía tres buques, el mayor de los cuales era el Manuel Cámara de 2.000 toneladas.

CAMINO, Miguel Santos de: Padre de J. Antonio de Camino, señala Serapio Múgica que fue "capitán de mar y guerra, notable por los servicios que prestó en las costas de América y por los estudios e interesantes manuscritos que dejó"(5).

CAMPANARIO: Véase Pedro de Aguirre.

CARDEL, Martín: Capitán y armador. Tomó parte en la guerra en corso contra Francia (1552-1555).

CARRIL, Luis (1847-1892): Pescador natural de San Sebastián conocido como "Torrekua" por habitar en la casa-torre del Consulado situada en el puerto (actual Museo Naval). Adquirió renombre legendario como patrón de la trainera donostiarra. Con ella triunfó en La Concha en 1889, pero su máximo logro fue el obtenido sobre Ondarroa en la mítica regata de 1890. La victoria se celebró con enorme júbilo en San Sebastián. En 1892, faenando a la altura de Bermeo la trainera de Carril, llamada Elcano, zozobró pereciendo él y ocho tripulantes, algunos de los cuales también habían sido protagonistas de la regata de 1890. Más información.

CIGANDA LAFUENTE, Julio: Armador de pesca activo desde la segunda década del siglo XX. Fue uno de los impulsores de Muelles y Almacenes para Vapores de Pesca de Pasajes, sociedad anónima constituida en 1919. En 1922 participa en la fundación de la Asociación de Armadores y Exportadores de Pesca de San Sebastián dedicada a la compra, venta y exportación de pescado. Instaló en Pasajes unos talleres que en los años 20 y 30 se dedicaron a la construcción de maquinaria de diverso tipo: máquinas navales, trituradoras de hielo, maquinillas de arrastre, grupos electrógenos, etc.

CIRIZA, Agustín: Véase Pedro Ciriza.

CIRIZA, Pedro: Socio principal de la casa armadora P. Ciriza y Cía. fundada en 1914. En esta empresa dedicada a la pesca de arrastre participará también su hermano Agustín. Ambos inician una trayectoria profesional ligada a la pesca de altura en la que tomarán parte activa otros miembros de la familia Ciriza como Marcelina Alarcia, esposa de Agustín, o Miguel Ciriza Alarcia, hijo de ambos.

CIRIZA ALARCIA, Miguel: Véase Pedro Ciriza.

CRUZAT, Miguel (?-c.1615): Participó en la batalla de Lepanto, donde fue apresado. Su hermano Francisco pagó por su rescate 8.000 ducados. Fue Caballero de San Juan y Prior de Unzarate (Navarra).

DIÚSTEGUI, Agustín de (c.1617-1670): En 1631, cuando contaba unos 14 años, iba embarcado con su padre, el capitán Pedro de Diústegui, en un patache corsario que fue apresado por los franceses. El capitán Diústegui fue asesinado y la tripulación condenada a galeras. Agustín logró huir en compañía del capellán y el cirujano del corsario. Según cuenta Enrique Otero "en 1653 era ya armador de corso y años más tarde envió un navío a las pesquerías de Terranova. Por méritos no bien conocidos fue nombrado caballero de la Orden de Santiago, una de las mayores recompensas que podía esperar un hidalgo del siglo XVII. Sin embargo, su actuación en América fue poco lucida y en 1668 volvió a España, desde Veracruz, como general de la Flota de la Plata, otro cargo de importancia"(6). Más información. 

DIÚSTEGUI, Pedro de: Sirvió en la Armada del Mar Océano como contramaestre de las naves capitana y almiranta pasando luego a ser capitán de mar de una urca. En 1631 salió al mando de Santiago, barco construido expresamente para el corso con ocho piezas de artillería gruesa, dos trabucos, seis pedreros, cincuenta mosquetes, 11 arcabuces y 130 hombres. Con él capturó una nave holandesa de 20 cañones si bien fue luego represada por los guardacostas franceses. Con el mismo barco capturó dos urcas holandesas pero fue perseguido por tres navíos del rey de Francia. En el enfrentamiento murieron 19 hombres y al ser abordado los franceses asesinaron a varios tripulantes y al propio Diústegui que tuvo una muerte atroz (según testimonio de la época "dijéronle mil ofrentas y le dieron con un hacha tres golpes en la cabeza y muchas puñaladas"). Fadrique de Toledo, capitán general de la flota atlántica, calificó al capitán Diústegui como "uno de los mejores hombres de mar que hubo en la Armada y perfecto marinero"(7). Más información. 

ECHAGÜE Y BARBERÍA, Ramón de: Oficial de la Armada, sirvió a las órdenes de Mazarredo en 1770. En 1804 se le nombró teniente de los Tercios Navales. Embarcado como alférez en el navío San Agustín, murió en el combate de Trafalgar en 1805. El historiador José Cayuela narró así los avatares del San Agustín en el combate: "El Leviathan alcanzó al San Agustín sobre las 3 menos cuarto de la tarde. El navío del comandante Cagigal había sido uno de los pocos que desde la desmembrada Vanguardia intentaron socorrer sin demasiada táctica y con mucho valor el maltrecho Centro de la Franco-española. En un principio el San Agustín pareció equilibrar el combate con el Leviathan, provocando gran devastación sobre su gente. Se hallaban a pocas yardas de la proa del Trinidad. Pero en cuanto el navío de Cisneros fue abatido, el San Agustín acabó también atacado desde la retaguardia por el Neptune inglés. Entre dos fuegos contra ambos navíos de tres puentes, la resistencia del San Agustín terminó en carnicería. Entre las 3 y media y las 4 y cuarto de la tarde fallecían los tenientes de navío Ramón Echagüe y Agustín Monzón en el lado de estribor de la cubierta, intentando sujetar el segundo abordaje de la nave. Contra el navío se adjuntaron además a partir de las 4 y media otros dos buques británicos de 80 cañones, creemos que el Minotaur y el Spartiate. El San Agustín no pudo aguantar el masivo embate y se rindió a los británicos a las 5 y media de la tarde aproximadamente, es decir, sin parar de cañonear hasta el final de la batalla. Su defensa tuvo un enorme coste con 180 muertos y 200 heridos"(8).

ECHAIDE, Juan de: Marino que en el siglo XVII descubrió un puerto en Terranova al que dio su nombre: Echaide-portu. Una interpretación errónea de este hecho hizo que se le atribuyera nada menos que el descubrimiento de Terranova en época precolombina (siglo XIV). Desde 1866 una calle de San Sebastián lleva su nombre. En el antiguo Palacio Provincial, destruido en un incendio en 1885, existían pinturas murales alusivas a su descubrimiento de Terranova.

ECHAZARRETA, Miguel: Véase Echezarreta.

ECHEVARRIA, Sebastián de: Sirvió con galeón propio en las armadas de Felipe V. Fue luego gobernador y capitán general en las Indias Orientales.

ECHEVERRI, Domingo de: Superintendente de fábricas de navíos y de plantíos de Guipúzcoa, fue el iniciador de un poderoso e influyente clan ligado al comercio americano y la industria naval. Según Fernando Serrano Mangas todos los componentes de este grupo familiar poseyeron "profundísimos conocimientos navales"(9). Domingo de Echeverri fue también administrador de lanas de San Sebastián en 1626. Más información. 

ECHEVERRI ROBER, Jacinto Antonio de (1625-1673): Hijo de Domingo de Echeverri. Como general de las Flotas de Indias realizó numerosos viajes por el Atlántico. Era además un gran experto en construcción naval. El tratadista José de Veitia y Linaje, autor del Norte de la Contratación de la Indias Occidentales (1672), le tenía como el máximo especialista en la materia que había en España. Más información. 

ECHEVERRI ROBER, Juan de (1609-1662): Primogénito de Domingo de Echeverri fue general de galeones y flotas de Indias. Estuvo al servicio de la Armada durante 32 años dejando en su profesión –cuenta el historiador José Garmendia Arruabarrena– "fama de hábil, bizarro y organizador"(10). Durante la Guerra de los Treinta Años combatió contra holandeses y franceses. En varias ocasiones estuvo al mando de la escuadra de guarda de la Carrera de Indias, enfrentándose a corsarios, piratas y filibusteros en las Antillas. En 1652 mandó una de las divisiones de la escuadra de Dunkerque que batió a la escuadra francesa durante el sitio de La Rochelle. Escribió Instrucciones para la navegación y el combate, así como Discurso sobre el estado de la Marina en España y Relación del dinero empleado en Tierra Nueva. Recibió el hábito de caballero de Calatrava y los títulos de marqués de Villarrubia y conde de Villalcázar de Sirga. Fue el fundador de una capilla familiar en San Telmo. Más información.

ECHEVERRI ROBER, Juan Domingo (1622-?): Hijo de Domingo de Echeverri. General de las Flotas de Indias. Para Serrano Mangas fue "el personaje con más autoridad en cuestiones navales de la España de su tiempo"(11). Más información. 

ECHEZARRETA, Miguel: Clérigo de prima y beneficiado de las parroquias de San Sebastián que, renunciando a su beneficio eclesiástico, se integró en la Real Armada en 1596 poniéndose en Pasajes a las órdenes del general Pedro de Zubiaur. Combatió a ingleses y holandeses interviniendo personalmente en acciones de abordaje a naves enemigas. Prestó servicios en la Carrera de Indias alcanzando el grado de general. Siguiendo la trayectoria habitual en los mandos de las Flotas de Indias de hacer compatible el servicio al rey con el negocio personal, Echezerreta obtuvo considerables beneficios económicos en su actividad y en 1630 ofrece en préstamo a la Corona la cuantiosa suma de 22.000 ducados para los aprestos de la Armada de ese año. Obtuvo el hábito de Caballero de Santiago. Para la concesión en firme de esta merced real uno de los testigos que comparecieron para acreditar su probidad señaló –recoge Tellechea– que Echezarreta gozaba de fama de "puntual, honrado y muy valiente y caballero en el trato"(12).

ERAUSO, Juan de: Corsario. Capitán de mar y guerra y armador. Tío de Catalina de Erauso. Tuvo notable protagonismo en la confrontación corsaria contra los franceses en Terranova entre 1522 y 1555. Este último año zarpó para Terranova con una nao de 400 toneles, fuertemente armada y 300 hombres. Tras el apresamiento de dos naos francesas cargadas de bacalao que condujo a Terranova se unió a las naos de Juanes de Lizarra –también donostiarra– y Miguel Iturain que atacaron varios puertos de la isla entablando duros combates. Como resultado de tan sangrienta expedición apresaron 14 naos con su correspondiente carga de pescado. Fue almirante de la Carrera de Indias y obtuvo el hábito de Santiago. Más información

ESCORZA, Francisco de: Audaz corsario que como capitán de la Escuadra Real del Norte apresó más de 100 navíos de Francia y Holanda. En 1634 echó a pique la capitana de una flota mercante holandesa. En 1636 salió de Pasajes con un bajel de remos y en tres salidas rindió 11 navíos enemigos. Estuvo en el combate naval de Getaria de 1638 donde intentó desviar con una de sus lanchas un brulote francés que iba contra el galeón Nuestra Señora de la Concepción. En la lucha fue herido con un astillazo en la cabeza y dado por muerto. La muerte real se produjo más tarde en combate contra un navío holandés. Más información. 

GALDÓS UZCANGA, Manuel (1909-1974): Capitán de la Marina Mercante. Cuando estalla la guerra civil era primer oficial del bacaladero Mistral de PYSBE. Estaba afiliado a la Agrupación Náutica de Gijón que luego se integró en la UGT. El buque es militarizado y con el nombre Gipuzkoa pasa a formar parte de la Marina de Guerra Auxiliar de Euzkadi creada por el Gobierno Vasco para ayudar a la Armada Republicana. Galdós, fue nombrado comandante de este bou artillado que se mostró muy activo en misiones de vigilancia costera y protección de la pesca y el tráfico marítimo. Con su modesta artillería se enfrentó al destructor Velasco (15-11-1936) y al crucero Canarias en Machichaco (5-3-1937). En su encuentro con el Canarias, el buque más potente de las fuerzas rebeldes, el bou Gipuzkoa fue alcanzado en el cañón de popa y el puente de mando causando 5 muertos y 12 heridos mientras que el Canarias sufrió un muerto y un herido. Con su buque incendiado el propio Galdós, pese a encontrarse también herido, se hizo cargo del timón de popa hasta alcanzar Portugalete. Según Juan Pardo San Gil "en junio de 1937 Galdós fue nombrado comisario político del destructor republicano José Luis Díez con el que tomó parte en las posteriores operaciones desde Bilbao y Portugalete. En agosto ascendió a capitán de corbeta de la Reserva Naval. Cuando el buque se refugió en Falmouth, desembarcó (14-9-1937). Durante la II Guerra Mundial mandó el vapor panameño Heron, que operó en el Pacífico, transportando armas para los aliados. Siguió después mandando buques de bandera panameña en aguas del Sudeste Asiático, en un periodo marcado por los conflictos de Indochina, Formosa, Indonesia, viéndose envuelto en más de un incidente"(13). Falleció en Irún. Más información. 

GARAGARZA, Domingo de: Tuvo un papel destacado en la batalla naval de San Miguel (Azores) en 1528 al abordar con su nao Juana la capitana francesa de Strozzi.

GARBUNO Y ARIZMENDI, Cesárea (¿?-1933): Conocida como viuda de Londaiz en el mundo empresarial. Con el también donostiarra Luciano Mercader y Minondo constituye en 1883 la compañía L. Mercader y Vda. de Londaiz dedicada al negocio del petróleo: "compra, refinación, expedición y venta de petróleo, y cualesquiera otros aceites minerales". La empresa instaló una refinería de petróleo en Molinao (Pasajes Ancho) y dispuso de barcos propios para el transporte del crudo desde los Estados Unidos. Ya en 1893 disponía de del San Ignacio de Loyola, bergantín-goleta de casco de hierro que tuvo un final trágico en 1912 al desaparecer en el Atlántico con sus 13 tripulantes. En 1914 al fallecer Luciano Mercader la compañía adquiere la denominación Vda. de Londaiz y sobrinos de L. Mercader. Actualmente esta firma sigue en activo.

GARCÍA GALAN, Francisco: En 1640 ofreció a la Corona una escuadra de "cuatro fragatas y un barco luengo", tripulada con su gente y comandada por él mismo, para actuar como corsario en aguas americanas.

GARRO, Miguel de: Natural de Alza. Lope de Isasti lo presentó así en su Compendio Historial: "Capitán de su Majestad, valiente, que hizo grandes hazañas en su Real servicio, particularmente en la batalla de D. Bernardino de Mendoza, Capitán General de las Galeras de España contra Caramai turco, que iba con gruesa armada saqueando a Gibraltar, que fue vencido y preso en 1540".

GOICOECHEA, José Lorenzo (?-1800): Marino de brillante historial que participó en numerosos hechos de armas al servicio de la Compañía de Caracas y de la Armada. En 1756 tiene una primera experiencia en navegación de cabotaje y al año siguiente inicia estudios de náutica y matemáticas en Nantes. Embarca hacia La Martinica, en 1759, en una fragata armada en corso y mercancía, sosteniendo combates con buques ingleses. En 1760 es nombrado cadete de la Compañía de Caracas, empresa en la que permanece durante 17 años destacándose en los guardacostas de Venezuela con exitosas acciones contra los contrabandistas holandeses e ingleses. Por estas acciones, repletas de novelescos episodios, fue nombrado capitán en 1773. Al mando de navíos de la Compañía efectuó varios viajes redondos hasta que en 1777 se incorpora a la Real Armada obteniendo el grado de capitán de navío en 1782. Estuvo presente en importantes acciones de la Armada a finales del siglo XVIII como la captura de un gran convoy inglés en el cabo Santa María (Azores), el intento de recuperación de Gibraltar, la toma de Mahón, las expediciones contra Argel, la defensa y evacuación de Tolón, la defensa de Cádiz ante los ataques de Nelson, etc. En Brest se le confiere el mando de una división de navíos y fragatas de la escuadra combinada hispano-francesa sosteniendo diversos combates con los ingleses. Muere en 1800 de un ataque de apoplejía a bordo de su barco. En opinión del vicealmirante Francisco de Paula Pavía, Goicoechea fue "un intrépido marino, un militar esforzado y un dechado de honradez y lealtad (...) muy digno de que se honre y se conserve su memoria"(14).

GOYCOA, José Manuel de (?-1804): Como oficial de la Armada tomó parte en la expedición al estrecho de Magallanes de 1788-89 al mando de Antonio de Córdoba. Capitán de fragata en 1796 participó en la defensa de la bahía de Cádiz del ataque inglés de 1797. Ascendido a capitán de fragata en 1802 se posesionó de la fragata Mercedes y fue enviado al puerto de El Callao (Perú) para recoger un rico registro de caudales. De retorno, formando escuadra con otras tres fragatas fueron atacados por los ingleses en el cabo de Santa María. En el combate estalló la santabárbara de la fragata de Goycoa pereciendo él y casi toda la tripulación.

GUILISASTI, Juan Fermín (c.1705-?): Nació en San Sebastián, siendo su ascendencia originaria de Usurbil. Pertenecía a una familia de fabricantes de anclas de larga tradición. Juan Fermín se asentó en Aia (forjas y ferrerías de Arrazubía) mientras que otros Guilisasti, también ancoreros, trabajaban en Usurbil y Hernani. Hacia 1730-31 estuvo en Holanda, enviado al parecer por la Compañía de Caracas, donde pudo conocer las técnicas que allí se utilizaban para la fabricación de grandes anclas. Guilisasti adaptó los sistemas de soldadura holandeses a las técnicas tradicionales y contando con las buenas cualidades del hierro de Somorrostro consiguió elaborar anclas de gran tamaño y alta calidad que suministró a la Armada desde 1738. Este avance tecnológico posibilitó que el sector ancorero guipuzcoano tuviera un gran crecimiento y exportara parte de su producción a países como Francia, Portugal e Inglaterra. Más información.

IDIAQUEZ Y MUXICA, Alonso de (1565-1618): Hijo de Juan de Idiáquez destacó en los campos de batalla de Flandes, Francia e Italia llegando a ser capitán general de caballería de Milán y general de los ejércitos de Lombardía. También desempeñó los cargos de Virrey de Navarra, secretario de las Juntas y Diputaciones de Guipúzcoa y capitán general de Guipúzcoa. Ostentó además, entre otros títulos, el de conde de Aramayona y duque de Ciudad Real. Aunque la mayor parte de su carrera militar se desarrolló en los ejércitos de tierra no faltaron los episodios marítimos en su biografía. Tomó parte en la batalla naval de San Miguel (Azores) en 1582, mostrando "gran asistencia y valor" según testimonio de la época. Organizó además la defensa de San Sebastián ante un ataque por mar lanzado desde Bayona y los puertos de Lapurdi. Murió en Milán siendo enterrado en San Telmo, junto a su padre.

ILLARRETA, Francisco de: Capitán y armador. Tomó parte en la guerra en corso contra Francia (1552-1555).

IRIBERRI, Manuel de (?-1648): Capitán establecido en Cádiz que hizo fortuna en su actividad comercial. Según dejó escrito el estudioso de la presencia vasca en Andalucía, José Garmendia Arruabarrena, "Irisarri es sin lugar a dudas, figura clave entre los vascos de la primera mitad del siglo XVII gaditano, figura que concita en torno a su persona las voluntades, pías y patrióticas de sus naturales"(15). Fue artífice, junto con el capitán Diego de Aguirre, de la Cofradía de la Humildad y Paciencia ubicada en la Iglesia de San Agustín que era de hecho la Cofradía de la colonia vasca en Cádiz. En su testamento dio pruebas de su generosidad dejando una parte sustancial de sus bienes para la redención de cautivos en la costa berberisca (dirigida "a los hijos naturales de la provincia y en particular a los hijos de la villa de San Sebastián y de la ciudad de Fuenterrabía e Irún, y en falta de éstos a los naturales de esta ciudad de Cádiz"). También fijó una importante cantidad para "la crianza de los niños expósitos (...) y el casamiento de huérfanos pobres naturales de esta ciudad de Cádiz".

IRISARRI, Santiago (1697-1759): Factor y director de la Compañía Guipuzcoana de Caracas en Cádiz. Fue también accionista de la Compañía de La Habana. Cuando fallece en San Fernando (Cádiz) se procedió a efectuar el inventario testamentarial que sacó a relucir su gran fortuna. Además de varias casas en Cádiz y San Sebastián dejó una amplia variedad de bienes entre los que había dos arcones repletos de oro y plata, piezas de orfebrería, alhajas de oro, piedras preciosas, loza de China, un oratorio con imagen de la Virgen Dolorosa, cuadros de temática religiosa y una amplia librería. Contaba con 74 acciones de la Compañía de La Habana, 32 de la Compañía de Caracas y ocho acciones de la Compañía Ballenera de San Sebastián. También le pertenecían dos esclavos negros, uno de 19 años y otro de 15 ó 16 años, llamados Ignacio y Santiago.

ITURRIZA MEJÍAS, Guillerma (1928): Armadora del pesquero de bajura Guillermita desde 1964 hasta su desguace en 2007. Desde muy joven se dedicó a labores de pishonera (presentación del pescado para subasta, cobro en la Cofradía, pago a los tripulantes, arreglo de redes, etc.). Su marido José Antonio Vaqueriza fue patrón del Guillermita hasta 1969 mientras que Guillerma se hacía cargo de todo el trabajo en tierra (contabilidad, permisos, partijas, venta de pescado, reparación de redes, etc.). La familia Vaqueriza Iturriza cuenta ahora con el barco Gure Aita Joshe, el mayor y más moderno barco de la flota donostiarra. Guillerma ya no ejerce de armadora, pero sigue llevando la contabilidad y efectuando otros trabajos menores. [Texto: Ana Iza].

KIRIKO: Véase Zufiaurre, Francisco.

LAJUST, Antonio de: Comerciante y constructor naval de la primera mitad del siglo XVII. Entre 1614 y 1621 fabricó al menos 11 naves no inferiores a las 500 toneladas utilizando los astilleros de San Sebastián y Usurbil. Construyó para particulares y la Carrera de Indias así como para las Armadas de Portugal y Filipinas. Más información.

LARANDO, Juana de: Viuda y propietaria de una posada que en 1630 tomó parte en el negocio corsario armando, con otros dos socios, el patache San Juan. Al mando del capitán Juan Echaniz el patache hizo una incursión en la costa francesa y "el canal de Inglaterra" logrando alguna presa de importancia aunque no debió reportar grandes beneficios. Más información.

LARDIZÁBAL, Vicente de (1746-1814): Doctor en medicina, ejerció su profesión en San Sebastián. Siendo muy joven publica su obra más importante, Consideraciones político-médicas sobre la salud de los navegantes (Madrid, 1769), dedicada a la instrucción de los cirujanos de los barcos que hacían navegaciones trasatlánticas, con especial mención a los de la Compañía Guipuzcoana de Caracas. Pocos años más tarde vendría el libro Consuelo de Navegantes (Madrid, 1772) en el que proponía el uso del sargazo para combatir el escorbuto, enfermedad que aquejaba a los marinos en las largas navegaciones. Estas obras hacen de Lardizábal el primer tratadista español de temas médico-navales. En 1778 publicó además el folleto Memoria sobre las propiedades del chocolate donde alababa los valores alimenticios y medicinales del este producto proponiéndolo como complemento de las curas balnearias.

LASALA Y COLLADO, Fermín. Duque de Mandas (1832-1917): Hijo de Fermín Lasala y Urbieta y Rita Collado. A la muerte de su padre en 1854 se hará cargo de sus numerosos negocios y entre ellos de los diques de construcción naval de Pasaia y Hondarribia, y de la flota comercial de altura formada por el clíper El joven Fermín y la corbeta Lasarte. Con ellos se dedicará, tal y como su padre ya había hecho, a transportar el producto de las fábricas de la familia –precisamente el de la harinera de Lasarte– y emigrantes al Cono Sur, a Cuba y Puerto Rico desde donde carga, en fletes de retorno, productos coloniales para puertos del Norte de Europa como Hamburgo, Amberes o Liverpool antes de retornar a San Sebastián. Al filo del año 1863, dado el escaso beneficio que producían esas operaciones, hasta entonces moderadamente rentables, Fermín Lasala y Collado abandonará este sector del mundo de los negocios vendiendo su flota, que, en parte, va a parar a manos de armadores bilbaínos como los Aburto, que se interesan en la Lasarte a través de Eduardo de Aznar. [Texto: Carlos Rilova]. Más información

LASALA Y URBIETA, Fermín (1798-1853): Descendiente de una familia originaria de Baja Navarra, continúa una fulgurante carrera como comerciante en San Sebastián durante las tres primeras décadas del siglo XIX que acaba llevándolo a los puesto más altos de la administración política y económica de la monarquía de Isabel II. Sus relaciones con las principales firmas comerciales de la ciudad son notorias, especialmente con la de la viuda de Collado, con cuya hija, Rita, se casará, y con la de los Brunet. En el año 1831, dos después de su boda, su suegra le cederá la corbeta Josefina que, aparejada como bergantín –de nombre Rápido– le lleva a involucrarse como constructor y armador de una reducida pero activa flota comercial que heredará y mejorará su hijo. [Texto: Carlos Rilova]. Más información

LERCHUNDI, Tomás: A comienzos del siglo XX contaba con un establecimiento dedicado a la venta de efectos navales en San Sebastián. Posteriormente amplía el radio de sus negocios a la pesca de arrastre convirtiéndose en armador. La empresa tuvo continuidad en Pasajes, ya en manos de sus hijos Ramón y Luis María.

LEYZAUR, José de (1740-1807): Sirvió durante 50 años en la Armada. En 1754 sentó plaza de guardiamarina en Cádiz. En 1770 se halló en el reconocimiento de las costas situadas entre el río de la Plata y el estrecho de Magallanes. Con la fragata Dorotea participa en el socorro de Melilla. Tomó parte en la expedición contra Argel (1775). Fue nombrado capitán de navío en 1782.

LEZO Y OLABARRIETA, Blas de (1689-1741): Natural de Pasajes San Pedro localidad que hasta 1805 perteneció al término municipal de San Sebastián. Se educó en Francia e ingresó inicialmente en la Marina francesa. Participó intensamente en la Guerra de Sucesión del lado de los Borbones tomando parte en diversas operaciones: estuvo en el combate de Vélez-Málaga (1704) donde un cañonazo le arrancó la pierna izquierda; en el ataque a Tolón (1707) perdió el ojo izquierdo; en el sitio de Barcelona (1713) recibió otra herida que le dejó inútil el brazo derecho. Asistió también a la recuperación de Mallorca (1715) y fue luego destinado combatir a piratas y corsarios en la costa americana del Pacífico. Como Jefe de Escuadra participó en 1731 en la expedición contra Génova y en 1732 en los ataques contra Orán. Ya como teniente general se le encomendó la jefatura del Apostadero del estratégico puerto de Cartagena de Indias (actual Colombia). El historiador José Cayuela resumió así la legendaria intervención de Lezo en su defensa: "Estando allí destinado se desencadenó una declaración de guerra entre las coronas de Gran Bretaña y España. Ante la importancia de aquella ciudad los ingleses decidieron un ataque masivo al mando del almirante Vernon (...). A raíz de las malas defensas del puerto los británicos estaban convencidos de su victoria, iniciando en 1741 un asalto a gran escala con 36 navíos de combate y más de 100 buques menores de transporte. No obstante, la resistencia de la población, las disposiciones logísticas del virrey de Nueva Granada, Sebastián de Eslava, y la inteligente resistencia del Almirante Blas de Lezo (...) determinaron la derrota más sonada de la Marina de la Gran Bretaña en el siglo XVIII sobre territorio antillano. Vernon hubo de huir dejando a sus espaldas 20 buques y 9.000 hombres, que inmediatamente fueron capturados por las tropas de Lezo"(16). Agotado por las fatigas de la defensa, Lezo falleció pocos meses después. Más información.

LIÑÁN Y VERA, Luis (?-1625): Especialista hidráulico. Ideó un ingenioso dispositivo para la limpieza del puerto de Pasajes y otro para prensar las sacas de lana en los muelles de San Sebastián.

MARI: Véase Zubía, José María.

MARTÍNEZ DE LIZARDUY, Iker (1977): Campeón de vela deportiva. Conquistó su primer campeonato de España en 1992 en la clase Optimist. Hasta 1997 navegó en la clase Vaurien obteniendo el título nacional juvenil de 1995 y 1996, así como el de Euskadi en 1997. En 1998 comienza su trayectoria en una nueva modalidad olímpica: la clase 49er. En 1999 se une a Xabier Fernández Gaztañaga (Ibarra, Gipuzkoa) y partir de ese momento comienza una carrera fulgurante hacia los títulos mundiales. En 2002 conquista el título mundial y el europeo en dicha clase además del título mundial de IMS 600 como táctico del equipo Movistar. En 2004 consigue un nuevo título mundial y el oro olímpico en Atenas en la clase 49er. En vela oceánica, en el 2005 baten el récord del mundo de velocidad en 24 horas, a bordo del Movistar. En 2006 consiguen el título de Campeones del mundo ISAF. En el 2007 y en el año 2008 obtienen de nuevo el título de Campeones de Europa en la 49er. Con Xabier Fernández participará en las Olimpiadas de Pekin 2008.

MATHÉ Y ARANGUA, José María (1800-1875): Entre 1819 y 1825 formó parte del Cuerpo de Ingenieros de la Armada. Como oficial de Marina estuvo destinado en Cuba entre 1828 y 1830. En 1834 hizo un minucioso levantamiento de la costa y puerto de Castro Urdiales y posteriormente los planos topográficos de Santander y península de Guarnizo. En 1837 prestaba sus servicios en el Almirantazago para pasar luego al Estado Mayor del Ejército. En 1839 es ascendido a coronel de artillería de Marina. Sus conocimientos técnicos le llevaron a desarrollar un sistema de telegrafía óptica de su invención que funcionó en España durante más de 10 años. En 1851 fue comisionado para el estudio de la telegrafía eléctrica y propuso la instalación de dos líneas de telegrafía eléctrica aérea, la primera de las cuales debía ir de Madrid a Irún. Fue nombrado director general del Cuerpo de Telégrafos el 21 de noviembre de 1856 y alcanzó en el ejército el cargo de general.

MENDIOLA, Francisco de: Vecino de San Sebastián, natural de Ea (Bizkaia). En 1854. Participó en el salvamento de la tripulación de un barco en peligro de naufragio. Así narró su benéfica acción Nicolás de Soraluce. "Sin embargo de su aventajada posición de bienes de fortuna, se lanzó en un pequeño bote en esta Concha con algunos marineros, en medio de un espantoso temporal, salvando casi una docena de vidas (...). La Diputación foral premió con dinero y gracias a lo marineros; a Mendiola con una honorífica comunicación, y el Gobierno con otra condecoración que bien merecidas eran"(17).

MENDIZÁBAL Y VILDÓSOLA, Ignacio de (c.1727-1780): Guardiamarina en 1741, fue nombrado capitán de navío en 1774. En 1751 tomó parte en la Expedición de Límites al Orinoco organizada por José de Iturriaga siendo ascendido a teniente de fragata en 1752. En 1780, integrado en una división que iba a las órdenes de Lángara, participó en un combate contra fuerzas inglesas superiores. El navío Santo Domingo a su mando resultó destruido al volar la santabárbara pereciendo toda la tripulación.

MERCADER Y ECHANIZ, Ignacio (1832-1901): Junto con su padre Francisco Luciano Mercader y Minondo funda en 1869 la sociedad Mercader e Hijos dirigida al comercio con las Antillas, especialmente con Cuba. Contaron con tres vapores para el comercio de coloniales. Explotaban además una refinería de petróleo en Pasajes asociados a la familia Londaiz [véase Cesárea Garbuno]. Ignacio Mercader vio en la aplicación del vapor a la pesca un modo de aumentar la productividad pesquera y lograr mayor seguridad para los tripulantes. En 1878 encarga en Escocia el primer Mamelena, embarcación considerada como la primera de vapor dedicada a la pesca en España. Su flotilla de arrastre fue creciendo hasta alcanzar, a comienzos de siglo, las 10 unidades. Ignacio Mercader fue el primer presidente de la Cámara de Comercio de Guipúzcoa, constituida 1886. También presidió la Sociedad de Salvamentos Marítimos de Guipúzcoa. Fue alcalde de San Sebastián en 1873 y 1874, y senador por Guipúzcoa (Partido Liberal) entre 1895 y 1898. Manuel Mercader Vidaurre, hijo de Ignacio, dio continuidad a la empresa abriéndola a la participación de nuevos socios. Más información. 

MERCADER Y MINONDO, Luciano (¿?-1914): Véase Ignacio Mercader y Cesárea Garbuno.

MICHELENA Y OSINAGA, Juan José Vicente de: Destacado comerciante de la segunda mitad del siglo XVIII. Miembro de la élite donostiarra ejerció como alcalde en 1770, 1773, 1783 y 1784. Contaba ya con una trayectoria considerable en los negocios mercantiles –incluida la participación en varios navíos y fragatas– cuando forma con Francisco Aldaz la compañía en comandita bajo la denominación Aldaz. El objetivo de la misma era "hacer comercio, tratar y contratar en negocios activos y pasivos correspondientes al tráfico de géneros, navíos y banca y demás que tenga enlace con lo que es comercio lícito".Aldaz y Michelena tejieron una compleja red de actividades financieras, transformadoras y de contratos con la Monarquía cuyo núcleo articulador era el comercio, con una orientación preferente hacia la Europa atlántica (Bayona, Burdeos, Ámsterdam, Danzing, Riga) aunque también mantuvo intercambios con América a través de la Compañía de Caracas o vía Santander. Según la historiadora Isabel Miguel López la firma Aldaz tuvo una dimensión empresarial elevada entre los comerciantes españoles de la época(18). En 1783 la compañía se declara en quiebra dando origen a un penoso proceso judicial. Michelena termina por irse de San Sebastián en 1876 a pesar de tener prohibida la salida de la ciudad. Desde Burdeos escribirá al presidente de la Chancillería de Valladolid quejándose amargamente del trato recibido.

MORALEDA Y MONTERO, José de (1750-1810): Natural de Pasajes San Pedro (localidad perteneciente a San Sebastián hasta 1805). De familia marinera, trató de ingresar como guardiamarina, pero hubo de conformarse con hacer estudios de pilotaje en la Real Escuela de Navegación de Cádiz. Tras navegar por el Caribe, el Golfo de Méjico y la India Oriental se embarca hacia la costa del virreinato del Perú en 1773. El virrey Manuel de Guirior le tuvo en gran estima considerándolo como uno de los mejores pilotos de su época en la navegación por aquellos mares. Entre 1787 y 1788 realizó el levantamiento del plano general de la isla de Chiloé y los particulares de los puertos de ese territorio, aportando además información sobre costumbres, clima, historia, producción agrícola, carácter de los habitantes, etc., así como sobre su estado económico y social. También redactó un derrotero a los puertos de Chiloé de gran utilidad práctica. Sus trabajos hidrográficos en la costa chilena están considerados como los mejores realizados en la zona bajo dominación española y tuvieron una acogida muy favorable entre los marinos y las autoridades virreinales, recibiendo también el elogio de Alejandro Malaspina. En 1792 Moraleda organiza la expedición que da lugar a la "Carta esférica de la costa occidental patagónica". En 1804 fue nombrado teniente de navío. Muere en Lima en 1810. Hugo O´Donell, biógrafo de Moraleda, dejó esta semblanza sobre su figura: "Fue un hombre de su época. Trabajador e inquieto, ambicioso y abnegado, virtuoso y felón, familiar y calavera, encierra en su complicada personalidad de trotamundos al caballero frustrado y al científico en continuo afán de superación. Su obra fue modesta y trascendental, dicotómica, como su vida"(19). Más información. 

MUÑOZ DE ARAMBURU, Hernando: Fue almirante en la Carrera de Indias. Tomó parte en la expedición a las islas Filipinas de 1610 al mando del general Juan Ronquillo.

NAVARRO ARZAC, José Francisco (1823-1909): Entre 1835 y 1838 estudió en la escuela naval de Cádiz. A los 15 años se traslada a Cuba donde trabaja en el taller mecánico de su tío. Tras completar su formación técnica en La Habana, Filadelfia y Baltimore inicia una pujante trayectoria profesional que le lleva a poner en pie numerosos proyectos relacionados con la industria, el transporte, las comunicaciones y la ingeniería en Cuba y Estados Unidos. A finales del siglo XIX estaba considerado como uno de los hombres más acaudalados de Estados Unidos. En el ámbito de los negocios marítimos cuenta su participación en la empresa de vapores y almacenes Casanova, Navarro y Cía. establecida en Cárdenas (Cuba) y más tarde –asentado ya en Nueva York– en una línea marítima a Cuba y otros países hispanoamericanos. En 1865 crea la United States & Brazil Mail Steamship Co. dedicada al correo y comercio marítimo entre EE.UU. y Brasil. En 1867 funda la Comercial Warehouse Company combinación de muelles y almacenes para el puerto de Nueva York. El dinamismo e inventiva empresarial de Navarro se desplegó en numerosos sectores de la economía. Es de mencionar la creación de la Atlas Pórtland Cement Company, principal suministradora de cemento para el Canal de Panamá. Navarro dejó también su huella en el paisaje urbano del Nueva York de finales de siglo con la construcción de los primeros grandes edificios de apartamentos en 1881 o el ferrocarril elevado de la Sexta Avenida (1878), considerado el primero del mundo y valorado por el propio Navarro como su "mayor logro empresarial"(20).

ONDARZA MUNAVE, Ignacio de: Destacado armador del corso del siglo XVII. Se inició en esta actividad en 1654 y se mostró activo por lo menos hasta 1667. Ondarza armó, con la participación de otros socios, un mínimo de 10 fragatas y dos bergantines. En 1663 tenía tres fragatas y un bergantín que utilizaban como base principal el puerto de Pasajes y actuaban en la costa portuguesa.

OQUENDO Y DOMINGUEZ DE SEGURA, Miguel de (?-1588): Fue el iniciador de la célebre dinastía marinera de los Oquendo. Su padre era un humilde cordelero que vivía en los arenales de Ulía en una casa que más tarde sería reedificada. Miguel de Oquendo trabajó en sus inicios de cordelero y como carpintero de ribera en la construcción de naos. En Sevilla ejerció el oficio de calafate. Durante años se dedicó al transporte y comercio marítimos enviando manufacturas de hierro y otras mercancías a Sevilla y Cádiz con naos de su propiedad, viéndose implicado en algún caso de contrabando. También probó suerte en las Indias donde permaneció varios años. Su fortuna y poder se incrementó tras contraer matrimonio con María de Zandategui. En 1575 estuvo en el socorro de Orán llevando bastimentos y pertrechos y en 1577 fue nombrado alcalde de San Sebastián. Su intervención en la batalla naval de San Miguel (Azores) fue la que le dio mayor notoriedad y reconocimiento pues de ella resultó la concesión del preciado hábito de Santiago. Para esta empresa Oquendo organizó la Escuadra de Guipúzcoa recurriendo a levas de marinería que provocaron un motín de la gente de mar de San Sebastián. Con todo la participación guipuzcoana –incluida la donostiarra– en las expediciones a las Azores de 1582 y 1583 fue muy destacada contribuyendo notablemente al triunfo de la Armada de Bazán sobre la flota francesa de Felipe Strozzi. El doctor Camino fue expresivo al referirse al combate de 1852: "Habiéndose trabado batalla fue horrible el estrago, hasta llegar a abordar los nuestros a la capitana y almiranta francesa, de manera que se peleaba cuerpo a cuerpo, y como si todos combatiesen dentro de un mismo navío. Ensangrentáronse los mares con multitud de cadáveres que caían degollados (...)"(21). El propio Oquendo abordó y rindió a la almiranta francesa apropiándose de su estandarte y diversos objetos que fueron enviados a su casa de San Sebastián como trofeos. El prestigio alcanzado le llevó a ser nombrado por Felipe II capitán general de la Escuadra de Guipúzcoa para el intento de invasión de Inglaterra de 1588. Más información.

OQUENDO Y MOLINA, Miguel (c.1626-1588): Hijo natural de Antonio de Oquendo y la andaluza Ana de Molina. A la muerte del almirante fue acogido y prohijado por su mujer legítima, María de Lazcano. Caballero de Santiago a los 18 años, llegó a ser alcalde de San Sebastián en 1655. En 1656 fue nombrado general de la Escuadra de Cantabria para la que construye por asiento seis galeones y un patache. En 1663 pierde la totalidad de su flota en la costa de Rota (Cádiz). Este desastre –entre otros infortunios sin determinar– le llevaron a abandonar la carrera naval retirándose a su casa de Lasarte. Se le considera autor de dos libros: Vida de Santa Brígida y El héroe cántabro. Vida del señor Don Antonio de Oquendo. Esta obra, publicada en Toledo en 1666, ensalza y mitifica la figura de su padre y viene a ser el primer libro editado en España que recoge la biografía de un marino. Fausto Arocena, sin embargo, cuestionaba la atribución de estas dos obras a Miguel de Oquendo y Molina apuntando la posible paternidad de las mismas a Miguel de Elizalde(22).

OQUENDO Y ZANDATEGUI, Antonio de (1577-1640): Hijo de Miguel de Oquendo y Domínguez de Segura, con 16 años se incorpora la flota de galeras de Nápoles y a los 18 se le dio el mando de dos bajeles ligeros para terminar con las correrías del corsario inglés que tenía en vilo la costas de Portugal y Galicia. Tras un duro combate, terminó con éxito la misión encomendada. En 1605 es designado al mando de la Escuadra de Vizcaya para proteger las costa cantábrica de la amenaza holandesa. En 1607 pierde en las proximidades de Biarritz cuatro galeones y 800 hombres. El propio Oquendo estuvo a punto de perecer ahogado. Ese mismo año obtiene el mando de la Escuadra de Cantabria (integrada por las de Vizcaya, Cuatro Villas y Guipúzcoa) con la que defiende las Flotas de Indias acosadas de continuo por naves corsarias. Fue luego designado general de la Flota de Nueva España. El rey premia su trayectoria con el hábito de Santiago en 1614. Contando con la estimación de Felipe IV y el conde-duque de Olivares, en 1626 se le dio el título y cargo de almirante general. Con este rango acudió en 1617 en socorro de La Mámora (antiguo enclave de corsarios y piratas moriscos de la costa atlántica marroquí) organizando con rapidez una flota que logró levantar el cerco musulmán. Su victoria más renombrada fue con todo la que en 1631 obtuvo en las proximidades de Pernambuco, (actual Recife, Brasil), en combate contra una armada holandesa [en págs. xx y xx se ofrece información más precisa sobre este combate]. Oquendo no tuvo éxito sin embargo en la que fue su más importante misión: la recuperación de las rutas marítimas con Flandes destruyendo las fuerzas navales de Francia y Holanda que se opusieran. Al mando de una Armada compuesta por cerca de 100 buques de todas clases se enfrentó en el canal de la Mancha a la gran fuerza naval desplegada por el almirante Maarten Harpertszoon Tromp. Tras un intensísimo cañoneo, la flota española –muy corta de municiones y con graves daños– se refugió en la ensenada de las Dunas (frente a Raamsgate, al suroeste de Inglaterra). Desde allí Oquendo se las ingenió para cumplir uno de los principales objetivos encomendados: enviar a Flandes 6.000 soldados y un considerable caudal de dinero. Después de permanecer un mes fondeado optó por salir enfrentándose a fuerzas muy superiores situadas en posición ventajosa. La derrota vino a ser un duro golpe para la gran potencia naval española. El conde-duque de Olivares, muy afectado por la debacle, puso en cuestión el nombramiento de Oquendo como mando supremo haciendo notar que se habían pasado por alto los episodios desgraciados de su historial –refiriéndose sin duda a los naufragios y perdidas de naves que había sufrido–, finalizando por manifestar su amargura con esta expresión: "Los capitanes han de tener suerte". Pocos meses después de la derrota moría en La Coruña el que había sido uno de los más prestigiosos marinos españoles del siglo XVII. Más información.

PÉREZ, Mariana: Esposa de Miguel de Aristeguieta, prestigioso constructor de galeones. Al enviudar prosiguió la labor inconclusa de su marido para finalizar dos naves proyectadas como capitana y almiranta de Tierra Firme. En 1679 estos galeones de gran porte fueron declarados inservibles para la Carrera de Indias. Según Mariana Pérez, la exclusión –que supuso la ruina de esta familia de asentistas– fue producto de la rivalidad entre vascos y andaluces y, sobre todo, de la presión del comercio de Sevilla y Cádiz.

PÉREZ DE HOA, Martín: Piloto. Intervino en la guerra en corso contra Francia (1552-1555).

PÉREZ DE MUTIO, Juan: Capitán de mar. José Ignacio Tellechea resumió así su historial: "Servía al rey desde 1574 y se había hallado en todas las empresas marineras. Sirvió de Capitán en la Armada de Meléndez Avilés junto a Santander (1574) y en las dos armadas que fueron a San Miguel y la Tercera (1582-83). Participó en esta ocasión con nao propia, llamada María de San Vicente, de 400 toneladas, y fue el primero en socorrer al Maestre de Campo D. Lope de Figueroa que iba en el galeón Almiranta Real San Mateo, que estaba a punto de rendirse juntamente con Santa Cruz a la Capitana y Almiranta francesas mandadas por Felipe Strozzi. Posteriormente, en la Jornada de Inglaterra sirvió con su nao Santa Ana de 800 toneladas, capitana de la Escuadra de Recalde, haciendo de capitán y mandador de la gente de mar, nao que perdió en el abra de Gracia (Costa de Francia)"(23).

PÉREZ SAN JUAN, Yolanda (1957): Pescadora. Se inició en la actividad extractiva en 1982 en el pesquero de bajura Mi felicidad. Siempre ha faenado en embarcaciones de pesca costera de propiedad familiar, en compañía de su marido Jorge Antonio Padilla. Posee los títulos de patrón de pesca, mecánico-litoral, patrón de yate, radiotelegrafista naval restringido y polivalente. [Texto: Ana Iza].

PRADERA LARUMBE, Luis: Socio fundador, accionista y primer presidente de la gran empresa bacaladera PYSBE. Instalada en Pasajes San Juan en 1919 su domicilio social pasó a San Sebastián en 1930 donde permaneció hasta la quiebra de la sociedad en 1974. Luis Pradera fue presidente de la empresa hasta bien entrados los años 50.

ROVERE ARBOLANCHA, Mariana de: Esposa de Domingo de Echeverri. Al enviudar dirigió los negocios marítimos dejados en herencia. Era de origen holandés. En los documentos su apellido aparece también como Rober o Roover.

RUIZ, Alfredo (1923): Nació en el barrio de Gros donde sus padres, de filiación socialista, tenían una tienda de ultramarinos. Fue uno de los niños evacuados a Inglaterra durante la Guerra Civil. Avanzada la Guerra Mundial, se ofrece como voluntario a las fuerzas británicas en mayo de 1943. Transferido a las fuerzas costeras de la Royal Navy fue destinado a una flotilla de ML (Motor Launches, tipo Fairmile B), embarcaciones ligeras equipadas con torpedos y cargas de profundidad. A bordo de la ML 147, capitana de una flotilla de 12 unidades, participa en diversas misiones como operador de radar entre otras funciones. Colaboran en la escolta a los buques de aprovisionamiento en el Canal de La Mancha y refuerzan la protección de los convoyes que llegaban de América. Patrullan las aguas costeras buscando submarinos alemanes. Días antes del desembarco de Normandía trabajan en el balizamiento de los campos de minas. El Día D la ML 147 entra en la primera oleada como capitana de la flotilla guiando y escoltando a las lanchas de desembarco de los tanques canadienses hasta la playa de Juno. Hasta el fin de la guerra participa en otras operaciones navales hasta su desmovilización en junio de 1946. Fue condecorado con la estrella de 1939/45, la de la Batalla del Atlántico y la medalla de la Defensa de las Islas Británicas(24).

SALAZAR GARAIGORTA, Julián (?-1913): Capitán de la Marina Mercante, natural de Portugalete. Fundó en 1888 la casa naviera Salazar y Cía. A caballo entre San Sebastián y Pasajes, esta empresa se dedicó al negocio de carbones nacionales y extranjeros al por mayor, disponiendo de vapores propios para su transporte. Contaba con agencia de aduanas actuando como consignataria de importantes empresas españolas. Tras su fallecimiento en 1913 la firma tuvo continuidad en manos de su hijo Fernando.

SAN JUAN, Diego de: Armador. Entre 1647 y 1668 armó para el corso por lo menos 12 fragatas y dos bergantines. En 1658 envió dos navíos a las pesquerías de Terranova.

SATRÚSTEGUI Y BRIS, Patricio (1823-1888): Inglaterra, Cuba y Estados Unidos fueron escenario de sus años de juventud. Se asoció en 1850 con Antonio López y López fundando en Santiago de Cuba la naviera Antonio López y Compañía, encargando la construcción del vapor General Armero, uno de los primeros buques de hélice de la Marina Mercante española. Fue uno de los principales socios y gerentes de esta empresa que se estableció en España en 1856, y que más tarde pasó a convertirse en la poderosa Compañía Trasatlántica. Su vinculación directiva con esta empresa se mantuvo hasta su fallecimiento.

SOTEROCHO: Véase Vaqueriza, Francisco.

TELLO Y AGUIRRE, Juan: General de una escuadra de las islas Filipinas en 1608.

UGALDE Y ORELLA, Felipe de: Fue, según Seoane, almirante en las islas Filipinas.

UGALDE Y ORELLA, Lorenzo de (?-1650). General de escuadra que defendió las islas Filipinas de los intentos de invasión holandesa que se produjeron en 1646 y 1647. Sobre el desigual combate que contra los holandeses libró Ugalde en Cavite en 1646, disponiendo sólo de dos galeones de cierto porte, el historiador Cesáreo Fernández Duro ofreció esta estampa: "Puestas a la vela [las naves de Ugalde], salieron en demanda de las enemigas, y las batieron sobre Bolinao por tiempo de cuatro horas, al cabo de las cuales abandonaron el mar de batalla los holandeses asaz maltratados. Ugalde se mantuvo en crucero, y volvió a encontrarse con otra escuadra de siete bajeles; tuvo la fortuna de echar a fondo dos de fuego que le lanzaron a la altura de Marinduque, e hizo cara a los otros cinco de guerra, retirándose a Cavite sin ser perseguido, por lo que celebró, y no sin razón, como segunda victoria el combate desigual sostenido"(25). Cuatro años más tarde Lorenzo Ugalde murió ahogado junto a la isla de Samal (Mindanao) a consecuencia de un temporal que condujo al naufragio de su galeón, de nombre San Francisco Javier.

URBISTONDO Y EGUÍA, Antonio de (1808-1857): Paje del rey entre 1803 y 1819, estudió en el Colegio de San Bartolomé y Santiago de Granada y posteriormente en la Universidad Oñate donde estuvo asociado a la juventud liberal de estudiantes. Sin embargo, en 1821 pasó a apoyar el levantamiento realista. Se adhirió luego a la causa carlista siendo nombrado comandante general de Cataluña. Tras su apoyo al Convenio de Vergara se sumó al movimiento a favor de la regencia de la reina madre. En 1850 fue nombrado gobernador y capitán general de las Islas Filipinas. Allí tuvo que enfrentarse al año siguiente a la insurrección de los indígenas musulmanes de las islas Joló, foco recurrente de incursiones piráticas. Organizó para ello una flota compuesta de cinco buques de guerra –tres de ellos vapores de ruedas–, dos lanchas cañoneras y nueve falúas, además de varias fragatas, bergantines y embarcaciones indígenas empleadas para el transporte. La fuerza desplegada sumaba más de 6.000 hombres contando tropa y marinería. El éxito de la campaña hizo que las Cortes premiaran a Urbistondo con las grandes cruces de San Fernando y Carlos III. Permaneció en Filipinas hasta 1853. En 1856 fue nombrado Ministro de Guerra. Más información. 

URGOITI, Nicolás: Director, administrador y socio fundador de la empresa de pesca de arrastre Nicolás Urgoiti y Cía., constituida en 1882 con capital donostiarra y madrileño. Esta sociedad se disolvió en 1888.

URESBERUETA, José Javier (1849-?): Natural de Zarauz se avecindó en San Sebastián a los nueve años. Pescador y propietario de dos lanchas tradicionales fue quien introdujo en San Sebastián los pequeños vapores de bajura: en 1900 adquirió en San Juan de Luz el vaporcito Pierre Mari rebautizándolo como Denok-bat.

VAQUERIZA, Francisco (1889-¿): Pescador de bajura, conocido como "Soterocho", que como patrón de la trainera de San Sebastián ganó las regatas de La Concha en 1915 y 1922.

VEGA DE SEOANE ECHEVARRIA, Antonio: Ingeniero de minas y empresario que participó desde 1920 en diversas sociedades mercantiles relacionadas con la explotación pesquera. En 1922, en compañía de Francisco Andonaegui, Julio Ciganda y Gerardo Cayuela promovió en la Asociación de Armadores y Exportadores de Pesca de San Sebastián, sociedad mercantil dedicada a la compra, venta y exportación de pescado. Fue alcalde de San Sebastián en 1923 y 1924.

VERA E IBARGOYEN, Domingo de: Maestre de campo del capitán Antonio de Berrio. Colaboró con éste en su búsqueda de El Dorado en el territorio de la Guayana. Tomó posesión de la Isla de Trinidad y fundó San José de Oruña en 1592. Vera encabezó una expedición para localizar el mítico enclave navegando por río Caroní, afluente del Orinoco, con 35 soldados. Asegurando haber encontrado la ciudad de oro de los indios volvió a España en 1594 para capitular con el rey y reclutar más soldados. Con exaltación de visionario promovió una expedición compuesta por 1.500 hombres y 28 barcos. El rey participó también en ella con una aportación de 70.000 ducados. Llegaron a Trinidad en la pascua de 1595 pero allí no encontraron ni provisiones ni lugares adecuados para tanta gente. El hambre les condujo al enfrentamiento con los indios y a una sucesión de rebeliones y disputas. Fueron muchos los que encontraron la muerte en aquellas tierras. El escritor V. S. Naipul, premio Nobel de Literatura hizo referencia a la delirante aventura de Berrio y Vera en su obra La pérdida de El Dorado, 1969.

VEROIZ: Véase Beroiz 

VIDASOETA, Tomás de: Armador corsario activo entre 1645 y 1677. Armó por su cuenta o en compañía de otros socios 9 ó 10 fragatas y tres bergantines.

VILLAFRANCA, Martín de: Bajo el mismo nombre y apellido figuran tres miembros de la familia Villafranca: abuelo, hijo y nieto, propietarios y capitanes de naos. El Martín de Villafranca que hemos dado en llamar "hijo" participó como maestre con su nao Santa María de Rosa, de 945 toneladas, en el fallido intento de invasión de Inglaterra de la Gran Armada en 1588. Esta embarcación, almiranta de la escuadra de Miguel de Oquendo, que había sido construida en San Sebastián, naufragó en Blasket Sound, al sur de Irlanda. Perecieron en él, además del propio Villafranca, cerca de 300 hombres, 25 de los cuales eran donostiarras. Algunos objetos extraídos del pecio de esta nao se conservan en el Museo del Ulster (Belfast). El hijo de este Villafranca tomó parte en expediciones a las pesquerías trasatlánticas desde los 14 años. En 1615 iba al mando de una de las tres naos balleneras de San Sebastián que naufragaron en un fiordo de Islandia a causa de una fuerte tormenta. Tras diversas peripecias 32 de los 83 supervivientes perdieron la vida de manera violenta a manos de los habitantes de la zona. Su muerte dio origen a un poema épico de Jón Gudmundsson. Más información.

VILLAR GURRUCHAGA, Julio (1943): Alpinista y navegante autodidacta que dio la vuelta al mundo en solitario en un velero de siete metros (Supermistral de serie). Zarpó de Barcelona en abril de 1968 para arribar a Lekeitio en julio de 1972 tras recorrer 38.000 millas. Villar fue pionero en España en este tipo de navegaciones. En torno a este viaje escribió Eh, petrel! Cuaderno de un navegante solitario, libro de notable calidad poética, publicado en 1974.

ZÁRRAGA BREOGÁN, Francisco: Fue uno de los armadores corsarios más importantes. Antes de iniciarse en el corso en 1624 sirvió durante siete años como oficial real en la Secretaría de la Guerra de Mar. Fue también proveedor de las Armadas del Mar Océano, Flandes y Guipúzcoa. En uno de sus memoriales Zárraga decía haber servido entre 1624 y 1638 con 26 navíos, pataches y fragatas haciendo más de 60 presas que llevaron a San Sebastián, sin contar los que había hundido o forzado a embarrancar. En 1633 se le concedió el hábito de Santiago.

ZELARAIN, Felipe de: Constructor naval que trabajó como asentista para la Corona. Bajo la dirección de Antonio de Gaztañeta construyó en los astilleros Basanoaga (Rentería) los navíos San Isidro y San Juan Bautista que fueron botados en 1716. Con su hermano Simón, también constructor, comenzó a construir tres navíos de guerra en Pasajes que fueron quemados por las tropas del duque de Berwick en 1719 cuando todavía estaban en grada. Más información.

ZELARAIN, Simón de: Capitán y constructor naval que trabajó sobre todo para particulares. Trabajó en los astilleros de Orio y de la bahía de Pasajes colaborando ocasionalmente con su hermano Felipe. Más información.

ZUBIA CIGARÁN, José María (1809-1866): Pescador conocido como "Mari" o "Aita Mari". Natural de Zumaia se estableció como patrón de lancha de pescadores en San Sebastián. Arriesgó su vida en el salvamento de náufragos en diversas ocasiones aunque la más celebrada fue la del 13 de Julio de 1861. Cuenta Serapio Múgica que ese día "patroneando una lancha tripulada por otros nueve marinos, se lanzó al mar, huracanado e imponente, y entre las rompientes de la Zurriola salvó la vida de varios de los náufragos de una lancha destrozada por las olas contra los peñascos"(26). Mari y sus compañeros recibieron la Cruz de Beneficencia por esta heroica acción. En enero de 1866 murió ahogado al intentar socorrer a otros marinos que se hallaban en grave peligro, junto a la isla de Santa Clara.

ZUFIAURRE, Francisco (?-1926): Pescador conocido como "Kiriko" que alcanzó gran popularidad como patrón de la trainera donostiarra con la que consiguió la bandera de honor de La Concha en 1891, 1892, 1894, 1918 y 1920. Natural de Getaria vino a vivir a San Sebastián con ocho años de edad.

ZULOAGA, Lucas de: Nieto de Santiago Agustín de Zuloaga. Como miembro de la Armada llegó a jefe de escuadra.

ZULOAGA, Santiago Agustín de (1715-1780): Oficial de la Armada. Comenzó formándose en matemáticas y pilotaje con su tío el teniente de navío Jorge de Echevarria. Grumete en 1729 fue logrando sucesivamente los grados de marinero, artillero de mar, pilotín, segundo piloto, primer piloto, teniente de fragata, teniente de navío hasta llegar a capitán de fragata en 1773. Navega por las Antillas y el Mediterráneo y su bautismo de fuego tuvo lugar a los 21 años en una expedición de transporte de tropas a Buenos Aires asistiendo a varios enfrentamientos con navíos portugueses en los que se produjeron combates a tiro de pistola. En 1751 se le encomendó el mando de una fragata que formaba parte de la expedición de límites al Orinoco organizada por José de Iturriaga. En esta célebre expedición actuó como capitán, piloto, maestre y contador mayor realizando también trabajos cartográficos. En 1756 fue destinado a la Academia de Guardiamarinas de Cádiz como maestro de maniobras. En este cargo permaneció durante muchos años . Según María Dolores González-Ripoll "Zuloaga desarrolló en Cádiz una importante actividad pedagógica fruto de la que fue la redacción de una Cartilla marítima para la breve instrucción de los guardiamarinas, impresa en 1763 y reeditada en 1778, además de la publicación de un Tratado de maniobras navales que influyó en el trabajo de otros profesionales de la navegación como Antonio Gabriel Fernández o Gabriel Ciscar"(27). En 1759 se encuentra entre los oficiales del navío Fénix que trajo a Carlos III de Nápoles a Barcelona. Escribiendo sobre este regio viaje Zuloaga tuvo ocasión de poner de manifiesto dotes literarias: "No quiso asomarse Neptuno sobre las espumas volubles para descubrir su rociado semblante y sus líquidas y cristalinas barbas; no se atrevió a mandar siquiera que estuviese sin inquietarse el piélago, porque comprendió que sería inútil su imperio y quedaría ocioso y desairado su afamado tridente. Por instinto iban y venían las olas del mar en volúmenes nevados de espuma al deshacerse al contacto del Fénix (...)"(28). Más información.

Notas:

  1. GOODMAN, David: El poderío naval español, Ed. Península, Barcelona, 2001, p. 328.
  2. SERRANO MANGAS, Fernando: Función y evolución del galeón en la Carrera de Indias, Ed. Mapfre, Madrid, 1992, p. 104.
  3. Ibídem.
  4. OTERO, Enrique: “Los corsarios vascos en la Edad Moderna”, en Itsas Memoria. Revista de Estudios Marítimos del País Vasco, nº 5, Untzi Museoa-Museo Naval, San Sebastián, 2006, p. 208.
  5. MÚGICA, Serapio: “Provincia de Guipúzcoa”, en CARRERAS CANDI, F. (dir.): Geografía del País Vasco-Navarro, Establecimiento de Alberto Martín, Barcelona, c. 1922, p. 725.
  6. OTERO, Enrique: “Los corsarios vascos en la Edad Moderna”, en Itsas Memoria. Revista de Estudios Marítimos del País Vasco, nº 5, Untzi Museoa-Museo Naval, San Sebastián, 2006, p. 208.
  7. OTERO, Enrique: Los corsarios españoles durante la decadencia de los Austrias, Ministerio de Defensa, Madrid, 1999, p. 425.
  8. CAYUELA, José: “Los marinos vascos en Trafalgar”, en Itsas Memoria. Revista de Estudios Marítimos del País Vasco, nº 5, Untzi Museoa-Museo Naval, 2006, pp. 427-428.
  9. SERRANO MANGAS, Fernando: Los galeones de la Carrera de Indias, 1650-1700, Escuela de Estudios Hispano-Americanos de Sevilla, Sevilla, 1985, p. 21, nota 11.
  10. GARMENDIA ARRUABARRENA, José: “El almirante donostiarra Juan de Echeverri, marqués de Villarrubia”, en Boletín de Estudios Históricos sobre San Sebastián, nº 24, San Sebastián, 1990, p. 572.
  11. SERRANO MANGAS, Fernando: Los galeones de la Carrera de Indias, 1650-1700, Escuela de Estudios Hispano-Americanos de Sevilla, Sevilla, 1985, p. 21, nota 11.
  12. TELLECHEA IDÍGORAS, J. Ignacio: Santiaguistas guipuzcoanos, Instituto Dr. Camino de Historia Donostiarra, Fundación Kutxa, San Sebastián, 2005, p. 93.
  13. PARDO SAN GIL, Juan: Euzkadiko Gudontzidia. La Marina de Guerra Auxiliar de Euzkadi (1936-39), Untzi Museoa-Museo Naval, San Sebastián, 1998, p. 177, nota 202.
  14. PAULA PAVÍA, Francisco de: Galería biográfica de los generales de Marina…desde 1700 a 1868, Madrid, 1874, vol. IV.
  15. GARMENDIA ARRUABARRENA, José: Vascos en Cádiz (siglos XVII-XVIII), Grupo Dr. Camino de Historia Donostiarra, San Sebastián, 1986, p. 23.
  16. CAYUELA, José: Haizalde. Barlovento, Foro Marítimo Vasco, Bilbao, 2006, p. 122.
  17. SORALUCE, Nicolás de: Historia General de Guipúzcoa, Vitoria, 1870, vol.1, p. 194.
  18. MIGUEL LÓPEZ, Isabel: “Aldaz: sociedad mercantil donostiarra del siglo XVIII”, en Boletín de Estudios Históricos sobre San Sebastián, nº 39, San Sebastián, 2005, p. 263.
  19. O´DONELL, Hugo: El viaje a Chiloé de José de Moraleda (1787-11790), Ed. Naval, Madrid, 1990, p. 12.
  20. BURMAN, Conchita; BEERMAN, Eric: Un vasco en América. José Francisco Navarro Arzac, Real Sociedad Bascongada de Amigos del País, Madrid, 1998, p. 19.
  21. CAMINO, J. Antonio del: Historia Civil-Diplomático-Eclesiástica Anciana y Moderna de la Ciudad de San Sebastián, Ayuntamiento de San Sebastián, San Sebastián, 1963, p. 101.
  22. AROCENA, Fausto: Diccionario biográfico vasco (Guipúzcoa), Ed. Auñamendi, San Sebastián, 1963, p. 161.
  23. TELLECHEA IDÍGORAS, J. Ignacio: Otra cara de la Invencible. La participación vasca, Grupo Dr. Camino de Historia Donostiarra, San Sebastián, Caja de Ahorros Municipal de San Sebastián, San Sebastián, 1988, p. 684.
  24. RODRÍGUEZ, Mikel: “Alfredo Ruiz, un español en el día D”, Historia 16, nº 379, Noviembre 2007, pp. 45-55.
  25. FERNÁNDEZ DURO, Cesáreo: Armada española desde la unión de los reinos de Castilla y de Aragón, Madrid, 1972, v. 4, p. 424.
  26. MÚGICA, Serapio: “Provincia de Guipúzcoa”, en CARRERAS Y CANDI, F. (dir.): Geografía del País Vasco-Navarro, Establecimiento de Alberto Martín, Barcelona, c. 1922, p. 895.
  27. GONZÁLEZ-RIPOLL, María Dolores: Bajo pólvora y estrellas. Churruca y otros marinos vascos de la Ilustración, Untzi Museoa- Museo Naval, San Sebastián, 2000, p. 181.
  28. GARMENDIA ARRUABARRENA, José: Vascos en Cádiz (siglos XVII-XVIII), Grupo Dr. Camino de Historia Donostiarra, San Sebastián, 1986, p. 183.
Contacto

Visita el museo

De martes a sábado:
De 10.00 a 14.00 y de 16:00 a 19:00 h.

Domingos y festivos:
De 11.00 a 14.00 h.
De 16.00 a 19.00 h. (del 15 de junio al 15 de septiembre)

24 y 31 de diciembre:
De 10.00 a 14.00 h.

Lunes cerrado. 1, 6 y 20 de enero y 25 de diciembre cerrado.

Tarifas, grupos, cómo llegar...

Facebook Youtube Rss Twitter Flickr

Untzi Museoa - Museo Naval
Kaiko pasealekua, 24 - 20003 Donostia (Gipuzkoa).
Tel.: +34 943 430051. Fax.: +34 943 431115
E-mail: mnaval@gipuzkoa.eus

gipuzkoa.net
© 2017 Dirección General de Cultura - Diputación Foral de Gipuzkoa ·